Pdvsa honrará parte del contrato colectivo con fondos captados por gasolina en divisas


Parte sustancial de los recursos captados por las 200 estaciones de servicios del país que venden gasolina en divisas, será empleado por PDVSA para sufragar, en bolívares, los dos petros que, en promedio, constituye el paquete integral de beneficios consagrado en el recién firmado Contrato Colectivo de los trabajadores de la industria petrolera.

El empleo de las divisas provenientes de las ventas de gasolina en el mercado interno de hidrocarburos, es uno de los elementos de la estrategia económica que aplicará el Gobierno Bolivariano para elevar el poder adquisitivo de los trabajadores de PDVSA, hoy afectado por la política de agresiones y bloqueos del gobierno de EEUU contra Venezuela.

“Hemos firmado un Contrato Colectivo en condiciones atípicas. Estamos sometidos a un bloqueo criminal. La industria tiene más de catorce meses sin exportar un barril de petróleo”, afirma Wills Rangel, presidente de la Federación Unitaria de Petróleo del Gas y sus similares derivados. “Estamos sometidos a una fuerte merma de ingresos”.

Con pago de retroactivo a partir de octubre de 2019, el nuevo Contrato Colectivo toma como referencia para la movilidad salarial y otros beneficios la unidad monetaria Petro, cuyo valor actual está fijado en 60 dólares.

Rangel aclara que en caso de subir el Petro, dada su relación con el precio del barril de petróleo, habrá ajuste en el paquete integral percibido por el trabajador. De ocurrir lo contrario, bajar, los ingresos no se verán afectados, debido al principio de progresividad de beneficios plasmado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Otra de las demandas satisfechas por el Contrato, recurrentemente solicitada por los trabajadores jubilados, es la homologación de las pensiones al salario percibido de acuerdo a la clasificación grupal elaborada por la Gerencia de Recursos Humanos acorde a nivel educativo, experticias, antigüedad y otros parámetros laborales.

El nuevo Contrato prevé que las pensiones de los jubilados se cuantificarán acordé al grupo en el cual sea clasificado el jubilado, y a partir de allí subirán cuando así lo establezca la escala salarial del personal activo. El nuevo sistema no afecta los aportes ni el funcionamiento del sistema de pensiones.

La nueva pensión mínima es de 82 millones de bolívares. Igual monto se pagará por bono de alimentación y otros 50 millones por Transporte. El seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad, HCM, cubre hasta 10.000 dólares; el seguro funerario indemniza 100% de los gastos. El bono post vacacional subió a 60 días.

El líder sindical señaló que los beneficios salariales, de salud, vivienda, becas, transporte logrados para los trabajadores protegidos por el Sindicato, son extensivos para la denominada Nominal mayor, no incluida en la contratación colectiva.

Rangel puso énfasis en que todos los logros salariales y beneficios no estrechamente ligados a la remuneración fueron alcanzados y serán progresivamente mayores y mejores, a medida que los trabajadores eleven la producción e incrementen la ya mostrada confianza en el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

“Debemos levantar la industria y mantener nuestra confianza en Maduro”, señaló. “Él es un trabajador como nosotros. Viene de nuestras filas”.

Por último, exhortó a la masa trabajadora petrolera a arreciar la contraloría y vigilancia sobre los activos y bienes de la industria, así como a participar en las milicias y cuerpos de combatientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *